Se demuestra la inocencia de María Antonieta.

El hijo de María Antonieta, Luis XVII, acusó tanto a si tía, como a su madre, de haberle incitado a la masturbación y haberle obligado a realizar ciertos juegos sexuales. La Reina, indignada por esta terrible injuria, pidió a las mujeres del público asistente al juicio que la defenieran, ” La naturaleza rechaza semejante acusación hecha a una madre. Apelo a todas las madres presentes en la sala”. Estas palabras fueron pronunciadas por la Reina en el acto y tanto ella como su cuñada salieron impunen de dicha acusación.
  
           Al final del juicio se demostró que dicha acusación no era cierta. Tinville (que se había presentado como el acusador) exageró e hizo que Luis declarase contra su madre.

Por: Silvia Santana Suárez.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s